Cambrils y ciclismo, una relación que viene de antiguo

Costa Daurada en general, pero Cambrils en particular, han sido destinos que han tenido muy buena prensa entre el turista que viaja con su bicicleta para conocer territorio u organizar un buen stage de preparación.

Juan Francisco Domingo es presidente de la Penya Ciclista Cambrils, una entidad que cuenta con 130 socios en la actualidad. Él conoce el mapa ciclista de Cambrils con los ojos cerrados, lo tiene en la palma de su mano.

Cambrils y su entorno resultan ideales para disfrutar de la bicicleta, tanto la BTT, en el corto radio, como la de carretera. En 20 kilómetros ya tenemos montaña sin haber perdido de vista la línea del mar. De Montbrió en adelante el tráfico se tranquiliza un poco, luego, en cuanto subes un poco, caes a la zona de Falset y Priorat. Lo tienes todo, desniveles y tráfico escaso para rodar y rodar. Es un lujo para quien sale desde Cambrils, pero no el único, tenemos otras zonas montañosas como la Mussara o Prades y también sitios para machacar el llano, yendo hacia el sur. Muchas veces el viento nos dice para dónde ir” comenta Juan.

Lo que un día imaginó el Hotel Monica, el hotel pionero que trajo ciclistas franceses cuando nadie se lo planteaba, hoy es un goteo continuo de ciclistas. La carretera que une Cambrils con Montbrió se ha convertido en un ir y venir continuo de ciclistas que habla de la amabilidad del territorio, bien sea a título individual o formando parte de grupetas que incluso llevan su coche de acompañamiento.

Servicios alrededor del cicloturismo en Cambrils

Paulatinamente, surgen empresas que se complementan con los alojamientos existentes para que el ciclista tenga todo lo que necesita. Cycling Costa Daurada se instala dentro del Cambrils Park, un lugar perfecto para grupetas y stages ciclistas, con un repertorio de actividades y rutas para ciclistas, todos los servicios necesarios (desde taller a nutrición) e incluso un par de eventos como el Campus Melcior Mauri y la Marcha Cambrils Park que reúne no pocos ciclistas de muchas procedencias.

Otra establecimiento con recorrido es Rodabike, un pequeño oasis ciclista en el centro del municipio que engloba concepto de cafetería donde pasar un bonito rato entre bicicletas y ciclistas, taller y venta de bicicletas y complementos.

 

Desde Rodabike admiten que crece la cultura ciclista en Cambrils: “Es que por ubicación, tamaño y servicios, somos el hub ciclista de la Costa Daurada, lo tenemos todo cerca y en un entorno privilegiado, con poco tráfico, carreteras en perfecto estado y muchos alicientes, tanto de paisaje como de producto y gastronomía”.

 

Lo dice la directora de Rodabike, Laura Moreno, quien identifica grandes potencialidades en mercados como el francés, nórdico e inglés, lo dice por que ella es de coger los bártulos e irse a las ferias a vender “Cambrils ciclista”.

En Rodabike se puede alquilar desde una bicicleta road para salir por el Priorat a organizar grupos de ciclistas con transfer incluido.

 

Los orígenes e historia ciclista de Cambrils

 

Cerca de Cambrils, en el municipio de Vinyols i els Arcs, está el club de ciclismo fundado hace más de 40 años por Jordi Mariné, Amics del Ciclisme de Vinyols. En este tiempo, la entidad ha sido faro de la actividad ciclista en un municipio que hace tiempo que va en bicicleta.

 

Jordi Mariné es una persona muy apreciada en la vila pues resulta una importante personalidad ciclista de la zona. Él fue, sin ir más lejos, olímpico en Tokio, pero no en la edición más reciente, hablamos de 1964, una de sus grandes experiencias vitales. Jordi Mariné, nacido en Vinyols i els Arcs, pero muy vinculado a Cambrils, fue ciclista profesional en especial durante los años sesenta, década en la que tuvo ocasión de participar un par de veces en el Tour de Francia.

 

Con el tiempo, fue presidente de la Federació Catalana de Ciclisme, pero antes fundó la Penya Cicloturista de Cambrils. Su negocio, Bicicletes Mariné, tiene un local en el centro de Cambrils y da servicio tanto a los ciclistas locales como a los que vienen a conocer esta zona con múltiples atractivos.

 

Cambrils nunca ha acogido una llegada de la Vuelta a España, aunque sí la ha visto pasar en alguna ocasión, sin embargo sí ha sido testigo de finales de la carrera por etapas más antigua del ciclismo, si exceptuamos Giro y Tour. La Volta a Catalunya llegó a Cambrils por primera vez en 1944, con una contrarreloj larguísima que salía de Sitges y ganó Miguel Casas. El municipio vería pasar la carrera otras cinco veces más, la última en 2006 con victoria escapado de Luis Pérez. Cambrils de hecho fue salida y llegada de una contrarreloj que ganó un ciclista muy querido en su época, Alberto Fernández, en 1982.

 

En 2022 los mejores ciclistas del mundo volverán a Cambrils con la Volta, porque la historia de Cambrils con el ciclismo viene de lejos…